5. Rehabilitación Energética

Rehabilitación Energética

“La energía más barata es la que no se consume”

Esta frase que puede parecer de Perogrullo, encierra sin embargo una gran verdad.

Para asegurar las condiciones de confort tanto en invierno como en verano, es preciso que el edificio reúna unas características de aislamiento que nos permitan mantener el ambiente interior de nuestras viviendas, negocios y oficinas en los niveles de confort exigidos por los usuarios.

Sin embargo, si el espacio que pretendemos acondicionar tiene unas malas prestaciones térmicas (capacidad aislante de la envolvente) el calor o frío que hemos conseguido mediante consumo de energía se “escaparán” con facilidad y nos veremos abocados a un consumo repetitivo y costoso.

Por tanto, la mejor inversión que podemos aconsejar, es siempre la destinada a mejorar las condiciones aislantes de nuestro edificio.

Mejorar el comportamiento de fachadas y/o cubiertas supone una inversión de coste razonable que proporcionará importantes ahorros a largo plazo.

El coste asumido en inversiones destinadas a mejorar el comportamiento térmico de los edificios supone un ahorro para toda la vida del inmueble ya que los sistemas propuestos no son perecederos y funcionarán siempre con el mismo rendimiento.

Desde anima nos ofrecemos para el estudio y diseño de los sistemas de mejora necesarios en las instalaciones de nuestros clientes así como a su desarrollo y ejecución bajo la modalidad “llave en mano” de forma que el cliente no tiene que preocuparse por ningún aspecto del proceso.

¡Infórmate!

Regístrate al newsletter